¿Cuál es la forma jurídica que más me interesa: empresario o socio cooperativista?

La respuesta a esta pregunta está estrechamente ligada a los objetivos personales de cada transportista ya que existen algunas limitaciones en función de la opción deseada. A continuación intentaremos explicarte las principales ventajas e inconvenientes de cada una de ellas.
Como empresa existen distintas opciones:

Empresario autónomo / individual

Es aquel que se da de alta en el régimen de autónomos y que además se también causa alta en el censo de empresarios de hacienda, cumpliendo con los mismos requisitos que cualquier empresa (alta actividad, local, epígrafe, libro visitas, etc.). Además, deberá tener en cuenta que durante la consecución de la actividad:

  • Tendrá que realizar la contabilidad y presentar los modelos fiscales que procedan ante la agencia tributaria (AEAT).
  • Realizar los distintos trámites ante la tesorería general de la seguridad social (alta, baja, bonificaciones, subvenciones, incidencias, etc.).
  • Responderá ante la administración y terceros con todo su patrimonio personal presente y futuro.

El empresario autónomo puede elegir si tributar por estimación directa o por el sistema simplificado (más conocido como “módulos”). Esta último muy empleado en el sector pero cada vez más limitado (en 2016 no se podrá facturar más de 75.000 € a empresas, de lo contrario se excluirá del régimen de módulos).

En el caso de estimación directa, que es el sistema en el que se van a ver abocados la inmensa mayoría de empresarios autónomos que se dedican al mundo del transporte, se paga a hacienda la diferencia del IVA entre las facturas emitidas y las soportadas, no como en el sistema de módulos (éste fijado por unos segmentos predeterminados).

Teniendo en cuenta que el empresario autónomo responde con todo su patrimonio presente y futuro, no es una forma jurídica indicada para crecer, aunque también permite tener trabajadores y diferentes vehículos.

Sociedad Limitada (SL), Sociedad Limitada Unipersonal (SLU), Sociedad Anónima (SA)

Existen otras formas jurídicas pero las anteriores son las más utilizadas y nos centraremos en las mismas (SL, SLU, SA). Para constituir la empresa se necesitan tres socios (en el caso de la SLU sólo uno). Para causar alta en hacienda en el epígrafe de transportes deberán cumplir una serie de requisitos (escriturar en la notaría, alta actividad, local, epígrafe, libro visitas, etc.). Después deberá registrarse por parte del registro mercantil competente. Además, se deberá tener en cuenta que durante la consecución de la actividad:

  • Se deberá realizar la contabilidad y presentar los modelos fiscales que procedan.
  • Registrar y legalizar los libros de aportaciones, de socios, etc.
  • Realizar los diferentes trámites ante la tesorería general de la seguridad social (alta, baja, bonificaciones, subvenciones, incidencias, etc.).
  • En caso de ser administrador de la sociedad puede responder ante la administración y de terceros con todo su patrimonio personal presente y futuro.
  • Se deberá cumplir con todas las especificaciones previstas en la ley para cualquier empresa, independientemente de su tamaño.

Es la forma jurídica más indicada para los transportistas que quieren crecer y tener su propia empresa de transportes, con diferentes trabajadores y camiones. Para un solo trabajador y un solo camión no suele ser rentable.

En todas las opciones detalladas anteriormente se deben cumplir una serie de requisitos ante transportes para conseguir la tarjeta de transporte. A continuación se detallan los más importantes:

  • Disponer del título de capacitación profesional.
  • Tener tres vehículos nuevos o con una antigüedad máxima de 5 meses. Caso contrario, se puede optar por la compra de una empresa que cause baja en la actividad y que disponga de tarjeta de transporte y toda la documentación al día (muy importante). Esta última opción suele tener un coste económico alto.
  • Acreditar una solvencia económica de 9.000 € para el primer vehículo y 5.000 € para cada uno de los siguientes (por ejemplo, para un total de tres camiones deberían acreditar 19.000 €).
  • Demostrar la honorabilidad por parte de la persona que aporta la capacitación profesional.

Socio de una cooperativa de trabajo asociado

Es aquel que causa alta en una cooperativa de trabajo asociado dedicada al sector del transporte. Los principales requisitos para entrar en este tipo de cooperativas son:

  • Solicitar el alta como socio en la cooperativa y ser admitido como socio. Esta alta irá condicionada a una aportación obligatoria (cada cooperativa establece el importe y si se fracciona o no), y a parte también se puede pedir al nuevo socio que pague una cuota de ingreso (el importe lo escoge la cooperativa y debe ser el mismo para todos los socios).
  • Aparte de la aportación, es bastante habitual que las cooperativas pidan un aval al socio para hacer frente a las posibles sanciones que lleguen fruto de la actividad llevada a cabo por el mismo.
  • Aportar un camión que permita obtener tarjeta en función de la media de edad de la flota de la cooperativa.
  • Coste mensual: una cuota mensual que varía en función de la cooperativa. Además, hay cooperativas que establecen otros pagos.

El socio de una cooperativa de transporte de trabajo asociado no deberá darse de alta en el censo de empresarios ni cumplir con los requisitos de una empresa (alta actividad, local, epígrafe, libro visitas, etc.). Tampoco deberá cumplir con ninguna especificación de transportes para la obtención de la tarjeta dado el caso que la cooperativa ya la tiene y es ésta la que debe acreditar que cumple con la normativa exigida por parte de la administración.

Es una opción totalmente válida para el conductor que quiere ser transportista ya que en la práctica, tanto la barrera de entrada a la actividad como el coste de mantenimiento de la misma resulta más a cuenta que como empresario individual o empresa. Sin embargo, no es una forma jurídica indicada para crecer como empresa ya que no permite tener trabajadores.

Etiquetado con: , , , , ,
Publicado en: Cooperativismo, General, Información Legal